Mendia y murua en el Ayto. de Amorebieta

Ayuntamiento Amorebieta

Ayuntamiento Amorebieta

Nuevo edificio del Ayuntamiento de Amorebieta. Obras de ampliación y reforma, además del consiguiente traslado de los servicios de atención ciudadana, archivo y recaudación al edificio continuo a la Oficina Técnica. La Corporación adjudicó ayer por 3,6 millones de euros las obras a la empresa Sukia con los votos a favor de todos los partidos, a excepción del PP que se abstuvo por el cambio de procedimiento, que pasó de ser abierto a restringido como consecuencia de un recurso presentado por la escuela de arquitectos.

El inminente derribo de la práctica totalidad del edifico, que únicamente conservará la fachada y los dos muros laterales, obligará que el próximo pleno de noviembre tenga lugar en la tercera planta del Zornotza Aretoa. Frente al teatro zornotzarra, en la antigua sede de Cruz Roja, se habilitarán de manera provisional y mientras duren las obras, los departamentos que hasta ahora ofrecen su servicio en el ayuntamiento, mientras que los grupos políticos no tendrán despachos durante los 20 meses que duren las obras.

Atención al público

El traslado del archivo a un módulo bajo los soportales de la plaza del Ayuntamiento está prácticamente ejecutado. Junto a él, la antigua sede de Cruz Roja, albergará el servicio de atención al público con entrada por la calle San Miguel, y lo que será la nueva cafetería, contigua a la Oficina Técnica, acogerá la oficina de Recaudación y Hacienda. El traspaso tendrá lugar la primera semana de noviembre, a partir de la cual se ampliará el horario de atención al público en una hora, por lo que será de 9.30 a 14.30 horas. Finalmente, una sala en la planta baja de la Oficina Técnica se habilitará como despachos para otros cuatro trabajadores.
En el plazo de veinte meses Sukia remodelará el edificio, que contará con 1.700 metros cuadrados útiles, 600 más de los que dispone, y solventará el déficit de accesibilidad. La empresa guipuzcoana encargada de dar forma al proyecto ideado por el arquitecto durangués Jorge Mallagaray, autor también del centro Zelaieta, cuenta con experiencia en reformas de este calado en los ayuntamientos de Tolosa y Legazpia. «Una garantía de que las obras van a ir por buen camino», aseguró el alcalde.
La reforma integral y ampliación del edificio recuperará las tres alzadas diseñadas por el arquitecto vizcaíno Emiliano Amanm a mediados del siglo pasado, que darán al edificio una altura dominante en la plaza. Junto a este porte clásico se vestirá la cubierta de la construcción con un tinte contemporáneo que tendrá forma curvada y acristalada. Además de crear un espacio más funcional, la sede municipal se convertirá en un ejemplo de edificio ecológico al pasar a ser la primera del País Vasco en utilizar climatización geotérmica, un sistema que aprovecha la temperatura estable del subsuelo para generar frío o calor con un ahorro energético del 40% respecto de las técnicas convencionales.

Deja un comentario